NIVELES DE TRATAMIENTO

Se establece una progresión durante el tratamiento. Se comienza por la normalización del eje cráneo-sacro, junto a la pelvis (1er nivel de tratamiento). Se sigue con la periferia, representada por las manos y los pies. Se termina con las vértebras craneales, que permite asegurar la presencia del movimiento lemniscatorio.

"Paso a paso aprendemos a caminar"

El objetivo del tratamiento con el Método Poyet-Pialoux es liberar y armonizar la motilidad de las diferentes piezas cuyo movimiento respiratorio primario es disfuncional. Para conseguirlo, el procedimiento se divide en varios niveles:

  1. En el primer nivel se abordan diferentes bloqueos o “fusibles generales” que permiten el acceso al cuerpo, tanto a nivel de diagnóstico como para poder realizar el tratamiento. En este nivel también se armonizan el eje cráneo-sacro, la columna y la pelvis. La herramienta principal para este primer nivel es el teclado sacro. 

  2. En el segundo nivel se diagnostica y trata la periferia del cuerpo, representada por las extremidades y, en concreto, por los pies y las manos. Teniendo estos muchas relaciones a distancia globales y efectos concretos en zonas específicas del cuerpo. 

  3. En el tercer nivel se armoniza todo el conjunto y sirve para afinar y afianzar los resultados de la sesión. Se consigue gracias al diagnóstico y tratamiento de las vértebras craneales. Como consecuencia, aparece el movimiento lemniscatorio o lemniscate, que es la forma en la que la energía circula libremente por el cuerpo.

  4. En el cuarto nivel incorporamos la energética de Marc Pialoux, que nos permite complementar la propuesta de Raimund Maurice Poyet. Gracias a ella podemos tener una visión muy amplia de la persona, más allá de lo puramente corporal, y nos permite hacer un seguimiento muy individualizado del paciente.
 
El segundo, tercer y cuarto nivel no tienen que darse en este orden necesariamente. Si incorporamos la energética de la Medicina Tradicional China desde el primer momento, los pasos a dar vendrán determinados por el diagnóstico pulsológico.